Ultrasonido industrial: aplicaciones y ventajas

¿Qué es el ultrasonido industrial?

Es una de las pruebas no destructivas de tipo mecánico. Tiene su base en la impedancia acústica, manifestada como consecuencia de la velocidad máxima de propagación del sonido en la densidad de un material.

Esta prueba está fundamentada en el fenómeno de reflexión de ondas acústicas, que ocurre cuando éstas se encuentran con discontinuidades al propagarse. 

Un poco de historia del ultrasonido industrial:

La prueba que hoy conocemos tiene sus orígenes en 1924, cuando el dr. Skolov desarrolló las primeras técnicas de inspección con ondas ultrasónicas. Para ello se requería, como modelo básico, de un emisor y un receptor de la onda ultrasónica.

En 1940, el dr. Floyd Firestone desarrolló el primer equipo que empleaba en un mismo palpador el emisor y el receptor. La base de la técnica de Firestone era la misma característica propia del sonido que se refleja al alcanzar una interfase acústica. 

Así nació la conocida como “inspección del pulso eco”, misma que permitió a la técnica del ultrasonido superar las limitaciones de la radiografía. Puesto que permitía inspeccionar piezas de considerable grosor que sólo permitían su manipulación por un lado. 

Los investigadores alemanes Josef y Herbert Krautkramer, desde 1948, se han dedicado a implementar mejoras a los equipos de ultrasonido industrial

Aplicaciones del ultrasonido industrial:

Se utiliza para evaluar materiales metálicos y no métalicos. Así es como podemos determinar, entre otras cosas:

  • Espesores
  • Zonas de corrosión
  • Defectos en piezas que han pasado por procesos de fundición, o han sido forjadas, soldadas o laminadas. 

En el caso de nuevos materiales, como los que se denominan “metalcerámicos” y “compuestos”; el ultrasonido industrial se utiliza como un método sencillo de control de calidad, que resalta fácilmente todo tipo de defectos y efectúa mediciones. 

Ventajas del ultrasonido industrial:

Esta prueba puede aplicarse a un amplio grupo de materiales y productos utilizados en la estructura de edificios como: tubos, varillas, vías, y chapas. También permite detectar anomalías en procesos de fabricación, como por ejemplo: fundición, soldadura, laminación, forja, y mecanizado. 

Los defectos o discontinuidades que se detectan mediante esta prueba abarcan los tres niveles: superficial, subsuperficial, e interno. Además, la sensibilidad del equipo puede aumentarse al cambiar por un palpador más sensible. 

Y por último, los equipos de ultrasonido industrial han evolucionado a tal punto hasta nuestros días, que generalmente son portátiles. Lo que significa que pueden adaptarse casi a cualquier tipo de condiciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies