Partículas magnéticas: qué son y cómo se realiza la prueba

Qué son las partículas magnéticas:

El magnetismo es un fenómeno en el que se ejercen fuerzas de atracción o repulsión. Las partículas magnéticas se definen como las generadoras de estas fuerzas. 

Un poco de historia del magnetismo

El descubrimiento del magnetismo se remonta a más de dos mil años atrás en la historia de la humanidad. Cuando en una ciudad de Turquía llamada Magnesia se descubrió una piedra negra capaz de atraer el hierro. A esta roca se le dio el nombre de magnetita, más comúnmente conocida como imán. 

Las propiedades de la magnetita ya eran conocidas por los griegos, los romanos y los chinos. Cuando se roza una magnetita con un trozo de hierro, este trozo queda magnetizado y es capaz de atraer otros. De este modo se llegó al descubrimiento de que los imanes generados así están polarizados. A cada extremo del imán se le dio el nombre de “polo norte” y “polo sur”. Estos existen siempre, sin importar cuantas veces se rompa el imán. 

Fue el científico británico William Gilbert quien estableció la ley física de que “polos opuestos se atraen, polos iguales se repelen”. Gilbert se dedicó a investigar el magnetismo, la electricidad, y la relación que podía existir entre ambos. Así es como llegó a la conclusión de que la tierra se comporta como un imán gigante. Y de que el magnetismo es una fuerza natural. 

De este modo, las partículas magnéticas fueron definidas como los agentes generadores del magnetismo y causantes de las fuerzas de atracción o repulsión. 

El campo de acción de las partículas magnéticas:

Conocido como campo magnético, es el escenario de acción de las partículas magnéticas. Se le representa mediante “líneas de fuerza”, que establecen la dirección del campo magnético. También, definen la intensidad del mismo como inversamente proporcional al espacio existente entre las líneas de fuerza. 

Relación entre magnetismo y electricidad:

Las partículas magnéticas no podrían actuar sino interviniera con ellas la electricidad. El magnetismo es resultado del movimiento de electrones en los átomos. Así se define como una propiedad de la carga en movimiento que está estrechamente relacionada con el fenómeno eléctrico.  

Cómo se realiza la prueba de partículas magnéticas:

La acción y el comportamiento de las partículas magnéticas ha aportado grandes avances tecnológicos en el campo de la industria. 

La inspección por partículas magnéticas es una prueba no destructiva utilizada para el control de calidad a nivel superficial y subsuperficial de materiales ferromagnéticos. 

A continuación explicamos los pasos a seguir para una prueba de este tipo:

Paso 1: Preparar la superficie

Se deberá limpiar la superficie a inspeccionar. De manera que esté totalmente libre de grasa, pintura, incrustaciones u otros materiales. 

Paso 2: Verificar rendimiento del sistema

La intensidad de luz UV debe ser verificada con un medidor de luz UV-A. En el caso de la luz blanca, la concentración de partículas magnéticas se ha de verificar con un tubo centrifugo. 

Paso 3: Configurar la magnetización

El área que se va a inspeccionar debe estar configurada para aplicar la corriente de magnetización. Aquí hay tres factores a considerar:

  1. Método de magnetización. Al existir diferentes tipos de corriente eléctrica también hay diferentes métodos de aplicar esta corriente a una pieza. Es conveniente revisar distintos métodos antes de aplicarlos, para saber cuál es el más conveniente a la pieza que vamos a trabajar.
  2. Amperaje. Al igual que con el método magnetización. Es conveniente consultar cuál es el amperaje más adecuado para la pieza que vamos a trabajar. El amperaje dependerá de la pieza, el tipo de metal, y el defecto que deseamos corregir. 
  3. Intensidad del campo magnético. Esta puede registrarse con una tira indicadora de flujo magnético, o un medidor de efecto Hall o QQI. 

Paso 4: Baño de la pieza

Estas fuerzas de atracción pueden aplicarse húmedas antes de incluir la corriente eléctrica. 

Paso 5: Aplicación de la corriente eléctrica

Después de bañar la pieza con partículas magnéticas húmedas, el flujo de corriente resultante se detendrá en cuanto se aplique la corriente eléctrica. Esto es importante que se haga con la intención de impedir que la corriente elimine indicaciones finas. 

Paso 6: Inspección de la pieza

Se deberá evaluar la pieza en las condiciones adecuadas de iluminación UV. Se tomarán indicaciones, tomarán medidas y documentarán los hallazgos. 

Paso 7: Magnetización adicional

Este paso dependerá de la pieza y del proceso que se haya seguido de acuerdo con su naturaleza. En caso de requerir magnetización adicional, se deberán repetir los pasos 3-6 antes indicados. 

Paso 8: Desmagnetizar

Después de completar la inspección final, la pieza se desmagnetizará mediante el uso de la corriente eléctrica, la intensidad de campo, y la dirección correctas. Se deberá utilizar un medidor con el fin de verificar su hay magnetismo residual. 

Paso 9: Limpieza final

Además de la desmagnetización, es recomendable dar una limpieza final a la pieza para asegurarnos de eliminar alguna partícula magnética que se haya quedado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies