Transductor: ¿qué es y para qué sirve?

¿Qué es un transductor?

Se define como un dispositivo fundamental en el sistema de control de medidores eléctricos. Actualmente, son muy utilizados en los sistemas de automatización y control para registrar grandes magnitudes. Y no sólo nos estamos refiriendo a las magnitudes más conocidas como son: temperatura y presión; también sirven para registrar caudales o concentración de gases. 

¿Para qué sirve?

Este dispositivo transforma una magnitud física en una señal eléctrica. Así los medidores pueden detectar magnitudes físicas como: presión, temperatura, humedad, entre otras. Y convertirlas en señales eléctricas cuya interpretación es importante para servicios como pruebas no destructivas. 

¿Cómo funciona?

El funcionamiento se basa en energías de entrada y de salida. Las energías de entrada más comunes que recibe son: calor, sonido, y luz. Éstas son transformadas en señales de salida captadas por los medidores. Es así como se puede tener registro de grandes magnitudes físicas en un proceso controlado. 

Además de esto, existen parámetros del funcionamiento del transductor que a continuación definiremos:

  1. Exactitud.- Se refiere al verdadero valor de la variable a detectar sin errores sistemáticos en la medición. Debe ser lo más alta posible.
  2. Precisión.- Al igual que la exactitud, la precisión debe ser lo más alta posible. Este parámetro se define como la existencia o no existencia de una pequeña variación aleatoria en la medición de una variable.
  3. Rango de funcionamiento.- Las características fundamentales con las que debe de cumplir este parámetro son: exactitud, precisión y amplitud.
  4. Velocidad de respuesta.- Es la capacidad que tiene de responder a los cambios en la variable detectada por un tiempo corto, preferentemente instantáneo.
  5. Calibración.- Debe ser aplicada pocas veces o casi nunca. Y cuando se requiera debe ser fácil de calibrar.
  6. Fiabilidad.- Este parámetro se mide por las pocas ocasiones en las que el dispositivo de medición falla. 

Tipos de transductores:

Los transductores se dividen en dos clases principales: sensores y actuadores. A partir de estas clases tenemos distintos tipos de transductores:

  1. Electromagnéticos: Transforman energía eléctrica en magnética.
  2. Capacitivos: Utilizados en los medidores industriales, miden la presión con alta precisión. 
  3. De temperatura: Convierten la medición de temperatura en corriente eléctrica. 
  4. Magnéticos: Se definen como dispositivos electromecánicos compuestos por una parte mecánica elástica y un transductor eléctrico que genera una señal.
  5. Fotoeléctricos: Transforman luz en electricidad.
  6. De presión o resistivos: Transmiten mediante corrientes con voltaje fijo, un valor de presión medido por un sensor elástico.
  7. De fuerza: Son capaces de percibir deformaciones provocadas por fuerzas, y convertir estos datos en señales eléctricas.

Transductor de ultrasonido:

El ultrasonido es una de las aplicaciones en las que más comúnmente podemos ver en acción un transductor. Se trata de una prueba no destructiva que nos brinda datos sumamente útiles para la gestión de materiales. 

El ultrasonido se define como una vibración mecánica que tiene un rango mayor al que puede ser percibido por el oído humano. En este caso, la magnitud detectada es el sonido, que viaja a través del dispositivo y se convierte en una señal eléctrica.

Esta señal es interpretada para determinar medidas a seguir en pruebas no destructivas, como por ejemplo:

  • Determinar el grado de deterioro en materiales metálicos.
  • Los daños sufridos en una inmueble tras un sismo o desastre natural.
  • Las fallas técnicas en la estructura de un edificio.
  • El estado de los materiales de una construcción.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies